Carrito de la compra

Cómo evitar la "trampa del estrés"

Anique Bleumink

Cómo mantener la calma durante un día estresante

¡Ay, la trampa del estrés…! Todos hemos tenido días, semanas o incluso meses en los que todo tu ambiente parece decirte “¡vamos,vamos vamos...!”. ¡Y eso no siempre es malo! Ya sea porque has tenido un nuevo hijo, acabas de comenzar un nuevo negocio, estás cuidando a un familiar enfermo o estás pasando por cualquier otro cambio importante en tu vida, creo que todos podemos estar de acuerdo en que hay ciertos momentos en la vida en los que simplemente tenemos demasiadas cosas sucediendo a la vez.

La cuestión es que, cuando nuestros horarios comienzan a llenarse, es fácil caer en la "trampa del estrés".

¿Qué es la trampa del estrés?

¿Alguna vez te despiertas ansioso o estresado porque estás preocupado por todas las cosas que necesitas hacer? ¿Sientes que el tiempo pasa y no estás disfrutando del proceso? A la pregunta "¿Cómo estás?", respondes siempre con "¡OCUPADO!"?

Si tu respuesta es "Sí" a cualquiera de las preguntas anteriores... puede que hayas caído en la trampa del estrés. En primer lugar, déjame decirte que no estás solo. De hecho, para muchas personas, estar constantemente ocupado o estresado es como una insignia de honor. Creemos que es una señal de ser un trabajador dedicado, algo que es muy valorado en nuestra sociedad. En contraste, tomarte tiempo para ti mismo, tener espacio para el cuidado personal es de "egoístas" y "perezosos". Pero amigos, lo prometo, esto no podría estar más lejos de la realidad.

 

Liberando la necesidad de estar ocupado

Cuando decimos "no" a la trampa del estrés, nos permitimos decir "¡SÍ!" a la alegría, la felicidad, la conexión, la tranquilidad, la mejora de la salud y aún mejor, al trabajo. Si estás acostumbrado a estar "ocupado", al principio puede parecer extraño quitarse de encima esos sentimientos de estrés y ansiedad y actuar desde la calma. Sin embargo, lo prometo, y he aprendido de la experiencia, la trampa del estrés no es sostenible. Con el tiempo, nuestros cuerpos o relaciones comienzan a debilitarse y a ceder.

Si actualmente estás atrapado en la trampa del estrés, echa un vistazo a algunas de mis formas favoritas de liberar ese estrés y cultivar la calma, incluso durante un día estresante.

 ¿Te sientes siempre ocupado? Prueba esto ...

Céntrate en tu respiración

Cada vez que me encuentro agobiada e inmersa en el estrés, lo primero que hago es concentrarme en mi respiración. Esto al instante ralentiza las cosas y me lleva al momento presente.

Tómate un segundo, estés donde estés, para cerrar los ojos y respirar lenta y profundamente. Pon tu atención en tu respiración. Si tu mente está acelerada, permite que tus pensamientos se alejen flotando, liberando cualquier juicio que tengas sobre ellos. Algunas personas cuentan las respiraciones o utilizan un mantra como "So Hum", que simplemente significa "Yo soy eso" y puede ayudar a mantener la atención en la respiración.

Después de dedicar tiempo a concentrarte en tu respiración, observa cómo te sientes y cómo respondes a las personas o situaciones a tu alrededor. ¿Estás más relajado? ¿Sientes que es más fácil mantener la calma?

 

Dedica tiempo a reflexionar

Cuando la vida parece estar llena, asegúrate de darte espacio para reflexionar. Personalmente, me gusta reflexionar escribiendo en un diario como Vertellis Chapters, donde puedes pasar cinco minutos o una hora completa, ¡la elección es tuya! Pero también puedes reflexionar mientras caminas en la naturaleza o sentándote en silencio en tu sofá con una taza de té. Aprovecha este tiempo para hacerte preguntas importantes, cuyas respuestas a menudo aportan claridad a las situaciones estresantes. Algunas de mis preguntas favoritas son:

  • ¿De qué me siento agradecido?
  • ¿Qué va bien en mi vida?
  • ¿Me estoy aferrando a algo que ya no me sirve ni mí ni a los que me rodean?

Siéntete libre de hacer este tiempo tuyo. Si quieres un poco más de estructura (¡como yo!) echa un vistazo a Vertellis Chapters (pronto disponible en español). Personalmente valoro mucho que todas las preguntas de auto-reflexión estén ya incluidas, ¡así que todo lo que tengo que hacer es tomar un bolígrafo y escribir!


No abandones los hábitos saludables.

Soy la primera en admitir que me encanta el café y no soy la adecuada para decir "no" a un delicioso postre. Sin embargo, también me encanta cuidar de mi cuerpo practicando ejercicio con regularidad, tomando alimentos nutritivos y descansando todo lo que necesito. La cosa es que, cuando me encuentro sumida en la trampa del estrés, es fácil tirar todos esos hábitos saludables por la ventana. Me encuentro tomando tres tazas de café antes del mediodía, masticando sin pensar chocolate o patatas fritas mientras trabajo en mi portátil, y no tengo tiempo para ir al gimnasio o mover mi cuerpo durante el día. ¿Te suena familiar?

Si te identificas, estoy segura de que sabes que abandonar tus hábitos saludables no es la mejor manera de aliviar el estrés . De hecho, si eres como yo, probablemente sepas que no cuidar tu cuerpo provoca aún más estrés. Por lo tanto, cuando la trampa del estrés comienza a aparecer, comprométete a mantener hábitos saludables. Estos no tienen que ser enormes: da un paseo de 30 minutos después de cenar o elige una manzana en lugar de galletas cuando el hambre aceche.

PD: Quiero añadir que, este consejo en particular es un gran desafío para mí. Si este, o cualquiera de estos consejos, son demasiado desafiantes o incómodos para ti, ¡recuerda ser amable contigo mismo! No se trata de alcanzar la perfección; se trata de probar nuevas estrategias que ayuden a que tu vida sea menos caótica y más feliz.


Conecta con otros

Los seres humanos están diseñados para conectar cara a cara. En consecuencia, cuando no tenemos tiempo para la conexión en persona, nos estamos negando a nosotros mismos una necesidad humana básica. Cuando tu agenda está llena, socializar con otros puede ayudar a reducir el estrés, disminuir los sentimientos de soledad y aumentar la felicidad.

Al igual que los hábitos saludables, esto no tiene porqué suponer un esfuerzo enorme. Quizá te guste la idea de no utilizar teléfonos en la mesa durante la cena o pasar una hora sin pantallas con su pareja todas las noches. Sé por mi experiencia, que cuando dedico tiempo a conectar con los demás, soy mucho más productiva en mi trabajo, me siento más apoyada y es menos probable que experimente agotamiento.


Pregúntate: ¿Qué es lo más importante en este momento?

Cuando su nivel de estrés es alto y el agobio comienza a sacar lo peor de ti, tomate un momento y pregúntate: ¿Qué es lo más importante en este momento? Cuando siento que estoy en la trampa del estrés, generalmente es porque estoy asignando el mismo valor y urgencia a cada una de las tareas que tengo. Sin embargo, hay tareas que pueden esperar hasta la próxima semana, hay tareas que puedo delegar en otra persona y tengo el poder de decir "no" a ciertas cosas. Al descubrir qué es lo más importante en este momento, puedo comenzar a tomar medidas en las tareas de alta prioridad y dejar de estresarme por aquellas que son menos urgentes.

¿Quieres compartir con nosotros algún otro consejo?

¡Nos encantaría que nos escribieras! ¿Has probado alguno de estos consejos? ¿Cuáles son tus formas favoritas de evitar la trampa del estrés? Deja un comentario y háznoslo saber. :) 

Si deseas compartir tus opiniones en las redes sociales, asegúrate de usar el hashtag #myvertellismoment.


Bio:

Tessa forma parte del equipo de Vertellis en EE. UU. Le gusta la escritura. Cuando no está escribiendo en su portátil, generalmente la encontrarás estudiando a Shakespeare o pasando tiempo en la naturaleza. Tres cosas indispensables en su vida: buena comida, buen café y buenas conversaciones.


0 comentarios


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados